En EE.UU. algunas veces se gana y otras veces se aprende nunca se pierde

Thursday, September 8, 2011

Nuestro querido "Agente Especial" sobrevivió milagrosamente el 9-11

por Jos "El Agente Especial"

  Escritor Invitado en exclusiva para nuestro blog nos narra con detalles íntimos su escalofriante enfrentamiento con la que pudo haberle quitado la vida, pero sobrevivió para disfrutar una segunda oportunidad y gracias por  compartirla con nosotros. Temia que la narración era larga y tal ves aburrida me confesó, pero al contrario yo les  garantizo que esta puede ser un guión para una película de la vida real y de la cual puede hasta hacer un libro. Por favor léanla y dejen sus comentarios.

                    
                                     

La mañana de ese fatídico día de Septiembre 11 del 2001 no tengo programado ir a la oficina, en ese entonces ubicada en el edificio #6 del complejo de el World Trade Center. Yo había convocado a un grupo de agentes para ejecutar operativos incubierto en varios locales comerciales de Queens, NY. Pero como un confeso perfeccionista, la noche de Septiembre 10 le hice varios cambios al plan escrito que ya había preparado. Por eso tuve que ir a la oficina, para imprimir el nuevo plan de operaciones, y hacer una fotocopia para cada miembro del equipo que me acompañara en la ejecución de los operativos.


Como un adicto al trabajo, a las 6:45 de la mañana ya había estacionado mi vehículo patrullero (sin identificación de que es un carro policial) en la Calle Church en el lado oeste que está próximo a la Calle Vesey.


7:30 de la mañana del 11 de Septiembre, después del rutinario café estoy trabajando en la producción del nuevo plan de la operación. 
8:30 de la mañana me encuentro utilizando la maquina fotocopiadora que esta en la esquina sureste del piso 5to del edificio 6 del complejo del WTC. Varios minutos después de haber empezado a fotocopiar el trabajo antes citado, escucho un bullozo estallido, acompañado simultáneamente por un estremezón del edificio. Me acerco a la pared de vidrio la cual está solo a dos pasos de la máquina fotocopiadora, y veo que cae un  una lluvia de pedazos de deshechos, los cuales caen en la plaza al aire libre del complejo del WTC. Los transeúntes corren para evitar ser impactados.


Mi primer pensamiento es que tal como había sucedido varios anos atrás, había estallado una bomba en el WTC. Sin pensarlo dos veces grito a todo pulmón que abandonen el edificio. Simultáneamente corro despavorecido en dirección al área de entrada y salida del piso. En el acto, los que allí estaban se paran para ver el porque de mi alboroto. Pero casi instantáneamente también corren hacia la salida.


El agente del día, un agente que cada día se selecciona y cuya función principal es velar por la seguridad de la oficina por ese día- abandona su escritorio el cual está a la entrada/salida del 5to piso corre hacia mi y me pregunta si hay que abandonar el edificio. Le digo que si, que abandone el edificio. Obviamente él no puede ser de los primeros en abandonar el edificio, por eso el sigue corriendo hacia adentro de la oficina para sacar a todos los empleados.
                                           
Llego al área de los elevadores, pero sigo corriendo hacia la escalera de emergencia, la misma que durante los ensayos de emergencia habíamos usado para caminando abandonar el edificio.


De forma super rápida yo y los que me seguían bajamos varios pisos, hasta que salimos por una puerta donde se encuentra uno de los vestíbulos del edificio #2 del complejo WTC, el mismo que 80 pisos mas arriba había sido impactado, claro eso en ese instante yo no lo sabía.


Como por instinto corro hacia un puente peatonal, el cual conecta el complejo de edificios WTC con el edificio de la compañía American Express. Llego al vestíbulo del edificio American Express, y sin parar corro hacia afuera por una de varias puertas que conectan el vestíbulo con la plaza donde está ubicada una marina o puerto para pequeñas embarcaciones.


Ya afuera, yo y un pequeño grupo de personas los cuales habíamos abandonado el edificio #6 del complejo de edificios WTC, estamos mirando lo alto de la torre #2. Solo podíamos ver la pared del lado oeste, el avión había impactado por la pared del lado norte. Se escuchaba un murmullo porque nadie sabia que había pasado. Solo se podía ver una pequeñísima cantidad de humo que salía de la torre. De repente, se nota que los pisos de la parte alta reflejan un color rojo. Acto seguido, los cristales estallan, y caen en pedazos. Porque estamos a una distancia de menos de una cuadra, empezamos a correr en dirección donde hoy existe un Hotel Marriot, en ese momento estaba en construcción. Este está localizado a una cuadra al noroeste de donde estabamos parados.


Ya fuera del alcance de los pedazos de escombro que caen de la torre #2, decido ir a mover mi vehículo, pues pronto el área estará acordonada por la policía y bomberos. Además, mi auto esta estacionado bastante cerca a los edificios del complejo WTC.


Llego a la intercepción de las Calles Vesey y West. Encuentro un oficial de policía dirigiendo el transito vehicular y de transeúntes. Noto que es mucho trabajo para él, y me engancho en el cuello la placa que me acredita como agente especial. Me ubiqué en el lado este de la Calle West. Esta calle es inmensamente amplia, creo que mide mas de 300 pies de ancho.


Luego de varios minutos en la faena de dirigir el transito vehicular y de transeúntes hacia el norte, noto que una gran aeronave que volaba bastante bajo se pierde detrás del edificio que había sido impactado. Se escucha un gran estallido, los transeúntes corren en todas direcciones, la gente grita, escombros se ven volar en el aire hacia el norte desde la plaza donde están ubicadas las dos torres. Sin yo saberlo, otro avión comercial se había estallado contra la torre #1. De repente un mar de gente corre en toda direcciones.


Varios minutos más tarde, aparece un policía uniformado y se ubica en el área donde yo estoy dirigiendo el transito. Al percatarme de su presencia decido ir a mover mi auto antes de que este sea bloqueado por carros y camiones de emergencia. Trato de


caminar por la Calle Vesey hacia el este, pero ya esta había sido bloqueada por la policía, pues por ahí cayeron muchos escombros. Entonces camino una cuadra hacia el norte, hago una derecha en la Calle Barclays, camino hacia el este, llego a la Calle Church, hago una derecha y al extremo sur de la cuadra, la cual no es muy grande veo mi auto. Esta libre, no esta bloqueado.


Sin perder un instante, me monto en el auto, y trato de prender el motor. Se escucha un sonido molestoso y ruidoso, el motor no prende. Me percato de que un pedazo grande de metal atraviesa el bonete del auto, y aparentemente impide el encendido del motor. El carro no sirve, hay que buscar otra opción para llegar donde yo todavía pensaba que tenia una reunión. Salgo de carro, y chequeo en las estaciones de tren cercana al área, pues aunque las torres han sido impactadas yo tengo un compromiso con varios agentes. Tras entrar a las estaciones de tren del área me entero que ninguno de los trenes están funcionando, el servicio ha sido temporalmente suspendido. Trate de contactar mis compañeros con mi Nextel, pero aparentemente mi Nextel se calló de donde suelo enganchármelo en la cintura. Traté varios teléfonos públicos pero estos no estaban funcionando.


Es obvio que no podré cumplir con mi compromiso de Queens, y decido proveer ayuda a un grupo de policías uniformados que se encontraban buscando en los frentes del edificio marcado con el #90 de la Calle Church. Habían muchos pedazos de metal que pensábamos eran partes del fuselaje de alguno de los aviones que se estrellaron contra las torres. Para ese entonces creo que el área estaba acordonada con el cordón plástico que usa la policía, pues todos los que estábamos en el área desplegábamos algo que nos identificaba como algún tipo de agente policial.


A los pocos minutes de empezar a buscar posible piezas del fuselaje, se escucha un extraño ruido el cual es seguido por una nube gris de polvo. Para nuestro asombro la torre #1, el cual había sido impactado ultimo se desplomaba. Todos empezamos a correr por la Calle Church hacia el norte. Llegué a la intercepción de las Calles Church y Chambers con un poco de polvo gris sobre mi cuerpo. Me detengo para sacudirme, y a pensar que voy a hacer, tengo la sospecha de que la torre 2 WTC no tardara en caer. En ese instante caigo en cuento de que yo no le he notificado a nadie de mi familia que yo estoy bien.


Comienzo a caminar por la Calle Church hacia el norte tratando cada teléfono publico que encontraba, pero ninguno sirven. Tratando teléfonos públicos llego hasta la Calle Bloome sin poder encontrar un teléfono que funcione. De repente, la torre #2 se desploma al piso. La confusión se apodera de mi, pues todavía no sé lo que estaba pasando. Como al comienzo del evento nadie a quien le preguntaba sabia que había pasado, dejé de preguntar. Entiendo que me devoré ir a casa caminando, y me dirijo hacia el área de los puentes sobre el Eastside River.


Al rato llegué al Puente Williamsburg. Parecía un hormiguero de gente, tenia que haber mas de 300,000 caminando sobre el puente hacia Brooklyn. A las 12:30 mas o menos llego a Williamsburg (los sures de) Brooklyn. Voy caminando debajo de la carretera elevada BQE, se que por ahí puedo llegar a Queens. Al llegar al área de la Calle Grand por primera vez ese día escucho música, la cual provenía desde un pequeño restaurante. Merengue, me dije estos son dominicanos, aquí podré comer algo. Recuerdo que a la 1:20 PM me encontraba devorando un gran plato de moro de gandules con bacalao, era lo único que quedaba. Aunque es prohibido que los agentes consuman alcohol en horas de trabajo, me dije que por si esa era mi ultima comida, porque no acompañarla con una presidente pequeña. Ya me había gualdado la placa que me identifica como agente especial, pues no sabia quien era el enemigo.


Como a las 2:00 PM sigo caminando hacia Queens. A pocas cuadras del restaurante encuentro un grupo de gente que se montaban en una minivan. Que chévere, una bola pensé. Corrí hacia ellos, solo para enterarme que el chofer cobra dos dólares o un token por llevar hasta Queens. Me monto y arrancamos. Al llegar al área del BQE y Queens Blvd. el chofer dice hasta aquí. Todos nos desmontamos. Yo no tengo idea si los trenes estaban funcionando. Decido caminar hacia el hotel donde iba a tener la reunión con otros agentes. Pensé que quizás alguno de ellos podría estar allí y llevarme a mi casa, la cual está bastante lejos todavía. Es obvio que todavía estoy confundido, no tengo idea cuan grande es la realidad, ningún agente podía estar allí.


Como a las 3:30 PM llegué al hotel, el cual está ubicado en el área de Ditmars Blvd. y la Calle 94. Hice tremenda caminata. Obtengo en el front desk la llave del cuarto que ya había reservado y pagado. Es el cuarto donde pensábamos hacer la reunión. Es obvio que yo no soy el único que está completamente desubicado, pues cuando subí al cuarto encontré cosas de bomberos como botas, capas, casco protectores de cabeza, etc. La gerencia del hotel estaba acomodando personal de bomberos que estaban esperando turno para ir a laborar al WTC, y no se dieron cuenta que me dieron un cuarto que ya había sido asignado.


Faltando poco para la 4 de la tarde decido irme a casa. Me dirijo a la Calle Northern Blvd., donde minutos mas tarde tomé un autobús en dirección este. Como a las 5:30 de la tarde abordo un autobús en la Calle Francis Lewis Blvd. en dirección sur. Faltando poco para la 6 de la tarde entro a mi casa. Mi esposa (hoy mi ex-esposa) se asombra al verme, es como si un fantasma hubiese entrado por la puerta. El motivo de su sorpresa es que medio mundo me estaba buscando. El mas alto ejecutivo de mi agencia tenia a todo el personal de la oficina de NY buscándome, pues soy el único empleado de la agencia de quien no se sabia nada.


Mirando un noticiero de las 6 de la tarde es que me entero que un número de aviones comerciales habían sido secuestrados para cometer atentados terroristas. El miércoles


12 de septiembre no salí de casa viendo cuanto noticiero había. En la tarde de ese día el jefe de mi jefe me llamó para decirme tenia autorización para entrar a lo que quedaba del edificio donde estaba nuestra oficina, me pasa a buscar en la mañana para que lo acompañe.


El jueves 13 de Septiembre entre a lo que dejaba del edificio #6 del complejo WTC. Subí por una escalera a la cual literalmente le faltaba la mitad de ella, observe una cruz que se formo tras la caída de la torre #2 WTC, esa imagen se hizo famosa. Através de una mascarilla de pintor, se respiraba un aire que hedía a carne podrida. Al llegar al área de mi escritorio encontré en tirado en el piso mi Nextel. Aunque no funcionaba, me lo enganché. De mi escritorio saque joyas asignadas a mi para usarlas cuando trabajara incubierto, entre ellas un Rolex valorado en 25 mil dólares, un anillo de oro con una diamante valorado 35 mil dólares, y una substancial cantidad de dinero en efectivo que también se usan en operaciones incubiertas. Cuando devolví esos artículos no me dieron las gracias, eso me dolió. Varios días después regresé al área de la denominada zona cero para extraer evidencia que había acumulado en mis investigaciones, y para proveer seguridad en el área de Ground Zero. Menos de 4 años mas tarde fui diagnosticado con un avanzado cáncer de las glándulas linfáticas (Linfoma) en su etapa 4, el cual después de vencerme dejó varios efectos secundarios, entre ellos el que hoy sea completamente sordo, y por el cual me retire por disability.

8 comments:

Mel C. (El Guagüero de NYC) said...

No tenia ni una remota idea de que uno de ustedes había estado tan de cerca como usted Agente durante esa situación tan peligrosa.

Quiero preguntarle algo y como siempre digo (quien hace las preguntas algunas veces tiene las respuestas). Se ha comprobado que muchísimas personas que estuvieron allá han sido diagnosticadas con enfermedades respiratorias y cáncer relacionada al exponerse al humo/polvos etc. Porqué el estado/la ciudad les niega compensación ?

EL POETA said...

Que relato tan bueno. Yo que tantas historias he leido acerca de aquel día, jamás habia leido de alguien que tuviera tan cerca de los acontecimientos como lo estuvo nuestro colaborador.
Yo te felicito y a la vez me felicíto yo mismo por tener como amigo en este blog, a una persona como usted.
Si estuviste tan cerca de la muerte y escapaste de ella, tengo plena seguridad de que también superará este padecimiento.
La historia no es larga como se dijo, es interesante y si tiene una segunda o tercera parte que publicar, debe hacerlo.
Las personas que vivieron esos hechos de cerca, son los llamados a informar lo que ocurría allí, porque hay mucha falta de información y especulación en todo esto.
Mel y los demás; que lujo nos gastamos.
SALUDOS A TODOS

Guillle Tobias said...

Usted se merece una placa o una medalla de reconocimiento y ya despues de haberse movido de ahi todavia pensaba que ae iba a morir? me gusto lo de la cerveza cuando a uno no le llega su hora todo se le despega. Interesante su historia y siento lo que le paso pero otros quedaron peor.

Compubemba said...

Agente muy interesante Historia...creo debe contar la 2da parte...demandó? que le dieron
? como lo trataron en su agencia después y que ha sentido al dejar su profesión? muy buen relato aunque lamentable.

Majarete said...

La historia está muy interesante, lo que no llego a comprender por qué el Agente Especial se demoró tanto en saber lo que pasaba.

Cuando el se montó en el van supongo que el tema que todos hablaban era de las torres.

No estoy dudando de su relato, pero no entiendo cómo el dejó la zona cero, con la emergencia que habia. Claro que el tenía una reunión, pero lo el vio y vivió en la zona era para que ayudara y no que se fuera.

Agente gracias por la historia, larga, pero interesante

Joel617 said...

Siempre leo el blog. Aunque nunca comento. Muchisimas gracias agente especial por compartir tu experiencia. Y tambienpor tus servicios a nuestro pais. UNITED WE STAND! NEVER FORGET 9/11

EL SORDO said...

Tio Agente esa fue una vaina seria estar en el medio de la muerte una experiencia unica y interesante, pero debiera usted escribirse otra pero solo contestando las preguntas q le an hecho la mia es facil y si como dice Mel q a todo el mundazo en el area dizque le dieron dinero o aire acondicionados por ser afectado y a usted como me lo recompensaron a usted?

Juanml said...

Hoy Sabado es que leo el interesante relato del amigo Jose, y cuanto lamento lo que narra al final (de su enfermedad), espero este superado. Mientras leia (que para nada aburre pues uno quiere saber que viene despues) me preguntaba lo mismo que Rafael (Majarete), de porque abandono el lugar y no permanecio reunido con el resto del personal bajo su mando para alguna "contra-ofensiva" (no se si es el termino correcto), pero entiendo (siempre me gusta ver el cuadro total) que para el que estaba mirando desde lejos, o frente a una tv, es facil decir "yo hago esto o aquello" o "debio hacer esto o lo otro", y muy diferente es la situacion para el que la esta viviendo en carne propia, el desconcierto debe ser algo terrible y las reacciones-respuestas impredecibles.

Tal como han manifestado algunos comentarios, seguro vendra una segunda parte donde ampliara o dara mas detalles de que paso despues. De nuevo lamento mucho el efecto fisico permanente que esos hechos dejaron en su cuerpo (y seguro tiene todavia heridas emocionales, que ha veces son peores), solo le deseo mucha salud y una larga vida para que disfrute el merecido descanso que merecen todos los que han vivido una vida de sacrificio y con la satisfaccion del deber cumplido.