En EE.UU. algunas veces se gana y otras veces se aprende nunca se pierde

Monday, September 29, 2014

La contaminación y el daño a la economía

                                                                   
Por Silvano A. Rodriguez 

A propósito de la "Cumbre Climática", como se ha denominado este año la Asamblea General de las Naciones Unidas, que se está celebrando esta semana en la sede de la ONU en la ciudad de Nueva York, donde nuestro Presidente  Danilo Medina ha obtenido una destacada participación con un magistral discurso, queremos entregar a los lectores de este medio el presente artículo que trata sobre el desastroso daño a la economía que la contaminación produce, además del irreparable daño al medio ambiente.
Aún no nos explicamos, ¿cómo es posible que, si existe un Ministerio, y leyes que se refieren al control y la protección del medio ambiente, varias compañías extranjeras sigan explotando nuestras lomas y montañas en busca de minerales preciosos sin que se les exija controlar la contaminación ambiental que "descontroladamente" producen con sus operaciones de explotaciones mineras?
El desastre de la contaminación ambiental, que produce la operación de la Barrick Gold en el pueblo de Cotui, y la deforestación e irresponsabilidad en la reforestación, por parte de la Falcomdo en el pueblo de Bonao, han sido ampliamente difundidos por los medios nacionales como reclamos por parte de los grupos ambientalistas del país, para que haya un control sobre este desastre de contaminación y deforestación, sin que ninguna autoridad oficial se haya hecho receptora de esos reclamos.
En nuestro país, la República Dominicana, parece que el reclamo de tantos campesinos, por las contaminaciones que producen las compañías que explotan nuestras montañas en busca de minerales, no tiene ninguna recepción por parte de las autoridades nacionales involucradas en preservar el bienestar de salud y medio ambiente para todos los ciudadanos, como son los Ministerios de Salud y Medio Ambiente.
Se ha determinado públicamente, por parte de entidades profesionales, que existe un alto grado de contaminación en ambas zonas de explotación minera, sin embargo la reacción de nuestras autoridades se diferencia de las reacciones  que toman las autoridades de otros países, como en el caso de la contaminación ocurrida hace unos años en la zona del Golfo de Méjico.
El derrame petrolero ocurrido en el 2010 después de la explosión de una plataforma de explotación petrolera en el Golfo de Méjico, produjo un claro mensaje para el gobierno de los Estados Unidos:  "El país debe moverse sobre una política económica de energía limpia de contaminación".   ¿Contempla lo mismo nuestra política económica?  ¿Debemos permitir que la Barrick Gold y la Falcombridge sigan operando, por los recursos monetarios que nos proporcionan, sin tomar en cuenta el costo del daño al medio ambiente y la contaminación que ocasionan con sus explotaciones mineras?
Ese enorme derrame petrolero desde la plataforma propiedad de la British Petroleum Deepwater Horizon, después de la explosión que causó la muerte de once trabajadores, fue más que un desastre ecológico.  Toda la región del Golfo de Méjico se vio afectada por las consecuencias que económicamente se produjeron en la misma debido a la neutralización de miles de operaciones comerciales.
Mientras muchos obreros luchaban para detener el derrame diario de 200 mil galones de petróleo en las aguas del golfo, el daño económico sobre la pesca y el turismo para los estados de Louisiana, Mississippi, Alabama y Flórida alcanzó los 4 mil millones de dólares.  Se perdieron 171 mil empleos en la industria pesquera y 600 mil trabajos en el área turística.
Al mismo tiempo, ese derrame petrolero redujo el tráfico marítimo del puerto de Nueva Orleans, el cual maneja el 25% de las exportaciones comerciales de todo el pais, y más del 40% de las exportaciones agrícolas estadounidenses.  Ese retraso fué catastrófico para los productores y para los exportadores, a la vez que produjo un incremento en los precios para los consumidores en los países importadores de esos productos estadounidenses.
En el estado de Louisiana, donde de cada 17 empleos uno está relacionado con la pesca, el mayor porcentaje de los 48 estados continentales, el derrame de petróleo ocasionó 1,800 millones de dólares en pérdidas anuales en las ventas de la industria pesquera.  En resumen, el comercio de la pesca en toda el área del golfo dejó pérdidas millonarias; de la que sólo en el renglón de los camarones representó 8 millones de dólares diarios,
¿Cuanto estamos perdiendo los dominicanos por la reducción de nuestra producción agrícola y ganadera que se produce por consecuencia de la contaminación en las aguas de nuestros ríos como causa de las explotaciones mineras?  Nuestra autoridades deben informarlo.
Por Silvano A. Rodríguez.

7 comments:

El Sordo said...

A ver donde estan los q defienden el pais carajo alla venden todo y dejan q se seque como Haiti pero yo no veo q de aqui no hacen yo quiero saber como usted como diputado ayudaria en eso Silvano.

Silvano Rodriguez said...

Amigo Sordo, si yo no llego a ser Diputado le puedo asegurar que solo habrian dos razones: Una es que ustedes no voten por mi; y la otra seria por no hacer lo que Leonel quiera. El Diputado representa al pueblo, y yo como Diputado los voy a representar. Votare por lo que les favoresca y rechazare lo que les perjudica.

Juanml said...

Con todo el respeto que me merece el Partido del Sr. Silvano le puedo adelantar que nos quedaremos esperando ese informe, y no porque se trate de ese Partido en particular, con cualquier otro que estuviera en el Poder la situacion fuera identica o peor (por el Poder Economico de esas mineras que sobretodo en paises como el nuestro "compran" conciencias).

Algo esperanzador es ver a personas como Silvano en politica activa, pues aunque el pueblo (nosotros) ha sufrido muchas decepciones, siempre es alentador saber que personas bien intencionadas y capacitadas aspiran a posiciones en que se pueden tomar decisiones beneficiosas a la colectividad, por eso le deseo suerte en su proyecto politico.

Mel C. said...

Mi apreciado Silvano usted sabe que puede contar mi apoyo como ya se lo he dicho en ocasiones previas, aunque los opositores que va a enfrentar son figuras muy conocidas en la comunidad y el estado de NYS. En cuanto a esto la verdad es que allá en RD dan pena y vergüenza como se venden esos políticos y no les importa el país y si nos descuidamos terminaremos como Haití no sé si esto fue lo que quiso decir nuestro asiduo lector/comentarista y sobrino de todos El Sordo- que no explicó claro su versión. El Poeta ya ha escrito sobre el tema y las consecuencias y por eso estamos alerta con eso.

Jose - Agente Especial Ret said...

Ojala que el amigo Silvano pueda llegar a ser diputado en la R.D., sin duda alguna creo que el seria de los pocos que no venden su consciencia. Digo que no vendereria su consciencia basado en el hecho que ha trabajado para mantenerse, y demas esta decir que de una forma honrada ya que en la MTA no se puede "macutear".

En cuanto a la explotacion minera, no solo en R.D., sino en que en casi toda Latinoamerica, el poder del dinero hace que los politicos electos piensen primero en el bienestar personal de cada uno de ellos cuando se trata de aprobar leyes, contratos, prestamos, etc, etc.

Precisamente hoy vi en las noticias algo sobre contaminacion por una minera en El Salvador. Por eso es que creo que solo gente honrada con alguna profesion ejersida que no tenga que ver con politica pueden ayudar a los pueblos de Latinoamerica.

Buena suerte Silvano con eso de aspirar a una diputacion en R.D.

Anonymous said...

Usted no va para ningun lado y no es porque no sea capaz si lo es y tambien muy inteligente, pero usted esta afiliado a un partido de ladronazos y eso le va a perjudicar. Con tratar no se pierde nada porque se va a dar a conocer y quien sabe, pero vamos a ver dijo un ciego.

Silvano Rodriguez said...

Para Mel y mis amigos comentaristas. Yo aspiro a ser diputado para representarlos a justedes; no a mi partido. Claro está que tengo que ser postulado por mi partido; pero mi representación es de mis votantes. Solo ustedes me quitan o me ponen como su representante.