En EE.UU. algunas veces se gana y otras veces se aprende nunca se pierde

Saturday, December 12, 2015

¡Me robaron el radio del carro! y luego me robaron el carro

                                                     
Por Mel C
Hace un tiempo mientras hacía mi caminata noté una placa personalizada de un Porsche blanco, y de inmediato le tomé una foto con mi Iphone. Esa imagen me acordó de hace varios años cuando los robos de radios de los autos era muy común en casi todas partes de EE.UU. Era como una epidemia por todos  lados ese era el robo más común y frustrante. Obviamente no fui la excepción de que en dos ocasiones me robaran los radios. La primera vez fue por mi descuido y sé que se van a reír, pero a  mi no me dio risa porque quedarse sin música en un carro era como andar sin un Iphone en estos tiempos. Pues andaba buscando parqueos por mi barrio escuchando mi música muy entretenido una noche de verano con los vidrios bajado. Yo estaba adelante con lo último de la avenida con un radio Blaupunkt de los que traían los autos europeos como los MB, BMW y Audis. Yo lo había comprado usado en las calles y lo tenía instalado con una base donde se podía extraer el radio y llevarlo. Esa noche estuve distraído pensando en que mi barrio los pillos me conocían y no me iban hacer un daño (estúpido yo!). Salí del carro después de haberlo parqueado y por no cargarlo para entrar al teatro por dos horas lo saqué y lo puse en el maletero en vez de llevármelo conmigo. Parece que me estaban observando y escuchando la música al regresar después de ver la película abrieron el baúl y se llevaron mi radiooooo, diablos un Blaupunkt que me dolió y me culpé por no habermelo, admito mi error.
Pasó el tiempo y me quedé sin música y 3 meses después, me robaron el carrito Toyota Cressida por el que había pagado $3500. Lo peor del caso es que en esos tiempos nadie tenía seguro full coverage. Yo pensé que el pata de cabra que se le ponía enganchado del volante al pedal de frenos era como decían  muy seguro y difícil de que se lo lleven. Rianse! le despegaron el hierro y lo dejaron tirado en la acera tal vez para que yo lo viera.
Me compré un carro de esos que usaban los polis, un Chevy Impala por unos $1800 dolares, dije a ese no le hacen caso los pillos porque no es un auto llamativo. En mi barrio vivía un fuma yerba karateca y con fama de ser el guapo (un compatriota de Zoila) siempre usaba unas gafas de sol Ray Ban. Una noche estaciono mi Impala azul con el radio de fábrica barato y al otro día cuando me monto veo que él había entrado y se lo había robado. ¿Qué cómo lo sé?, pues al inspeccionar los daños del tablero noté que se le olvidó o dejó deliberadamente sus famosas gafas en el asiento. No hay que ser un detective para saber quién lo hizo verdad? el problema es qué hacer ahora para no perder los dientes y posible fractura de un brazo y 3 costillas. Estuve un mes analizando la venganza, denunciarlo a la policía es lo que haría un gringo inteligente, pero las consecuencias vienen y es  un proceso por un radio de un carro es una pérdida de tiempo, pero es el abuso de dañarme el tablero también. Enfrentarlo con la evidencia es como un desafío y me va a preguntar ¿What you gonna do about it punk?.
Pasaron como 2 meses y a mi nunca se me había olvidado y me llegó la oportunidad de vengarme cuando yo buscaba parqueo una noche, veo que me cruza por delante el hdp en un lugar donde no hay semáforos solo un signo de pare. Dije cuando me cruzaba por delante "Mira el cabrón justamente donde lo quiero tener pero este me lo puso Dios! y se va a joder se le llegó la hora de cobrarmela...
 Que jodienda que nadie le gusta leer una historia tan larga voy a tener que agregar una segunda parte.      

7 comments:

Jose - Agente Especial Ret said...

Porque esa historia la hemos vivido muchos en NY, voy a tratar de adivinar como termina la historia de Mel.

Se puso los lentes y se quedo con ellos como trofeo de una lucha urbana, pero nunca se los dejo ver puesto del tecatico porque nadie quiere desgraciar su vida con una basura. Ademas, como por aqui se ha dicho, en NY lo que uno hace, como discutir por un espacio para estacionar, lo paga el carro.

En el caso mio, fue un alicate pico de cotorra que me dejaron cuando me llevaron el radio. Eso fue finalizando la decada del 70, y al dia de hoy conservo y uso el alicate, es ideal para hacer trabajo de plomeria, jejejeje. Es mi trofeo por una lucha; me llevo el radio pero tengo su alicate !!

Mel C. said...

Ahora que reflexiono de las cosas que me han pasado, si estoy vivo y si no tuve que ir a la cárcel, creo he hecho lo correcto en como dicen ustedes los cristianos: "ESO HAY QUE DEJARSELO A DIOS! " .
Como ya usted se imagina lo que pasó no necesita leer una continuación porque ya se imagina tal vez que hice lo correcto.
Me gustaría saber lo que tenga que decir nuestra reina comentarista Zoila de este caso.

Coqueta said...

Mel

Muy amena tu historia, real y con ese toque jocoso que le hace el dia a una. El final, me encantó, ese fue realmente el "punch line".
Saludos, recuerdos y mucho cariño.
Coqueta

Mel C. said...

Hey hola Coqueta,
cuanto tiempo chica que no sabía nada de ti!
Gracias por comentar take care

Juanml said...

Bueno el post y los comentarios, y es verdad la amiga Coqueta hacia muchisisisisismo que no pasaba, mis saludos a ella y demas!

Carlos Manuel Ciriaco said...

Jajajajaja!!! Eso no se hace mi estimado y respetado Mel...Me dejó en ascuas después que se estaba poniendo buena la cosa. Lol

Coqueta said...

Yes, I'm back!!!

Me da gusto estar de nuevo por el mundo de los blogs. Saludos Mel y Juanml.
Espero que se esten disfrutando mis famosas novelas cortas.
Cariños,
Coqueta